El Rincón del Poeta:Luis Garcia Montero

Calleja de la Hogera - Cordoba

L

uis García Montero nació en Granada en 1958. Hijo de Luís García López y Elisa Montero Peña, cursó estudios en el colegio de los Escolapios donde permanece hasta 1976. En su adolescencia se conoció a Blas de Otero.
Estudió Filosofía y Letras, en la Universidad de Granada, y se licenció en 1980. Se doctoró más tarde en 1985 con una tesis sobre “Rafael Alberti”, La norma y los estilos en la poesía de Rafael Alberti. Sostuvo con Alberti una gran amistad y preparó la edición de su Poesía Completa.

Comenzó a trabajar como profesor asociado en la Universidad de Granada en 1981. Recibió el Premio Adonáis en 1982 por El jardín extranjero. Realizó su memoria de licenciatura en 1984 sobre El teatro medieval. Polémica de una inexistencia..

Se vinculó a La otra sentimentalidad, grupo poético y político a medio camino entre “Antonio Machado” y Louis Althusser, corriente que en la poesía española contemporánea toma el nombre de su primer libro en conjunto, publicado en 1983, y en la que también participaron los poetas Javier Egea y Álvaro Salvador. La poética del grupo queda reflejada sobre todo en ese breve libro y en menor medida en el opúsculo Manifiesto albertista(1982) de Luis García Montero y Javier Egea.

La característica más resaltada de Luis García Montero es el narrativismo histórico-biográfico de sus poemas, de una estructura casi teatral o novelística con un personaje o protagonista que cuenta o vive su historia a través de la memoria, del recuerdo o del deseo. Como principal exponente de esta corriente en su trayectoria literaria se identifican conciencia poética, responsabilidad social y meditación moral. Es uno de los máximos representantes y principal teórico de la llamada “poesía de la experiencia”.

Su poesía se caracteriza por un lenguaje coloquial y por la reflexión a partir de acontecimientos o situaciones cotidianas.

Actualmente es catedrático del departamento de Literatura Española de la Universidad de Granada y ha editado las Rimas de “Gustavo Adolfo Bécquer”, entre otros trabajos teóricos. También ha cultivado el ensayo y es columnista de opinión. Entre los galardones poéticos que ha obtenido destacan el Premio Federico García Lorca, el Premio Loewe, el Premio Adonáis de poesía y el Premio Nacional de Poesía con el que fue galardonado en 1995, y el Premio Nacional de la Crítica en el 2003. Desde 1994 comparte su vida con la escritora Almudena Grandes. El viernes 8 de junio de 2007 apadrinó a la IX Promoción de Licenciados en Humanidades de la Facultad de Humanidades de Albacete en la Universidad de Castilla-La Mancha.

Habitaciones separadas.

 Está solo. Para seguir camino
                     se muestra despegado de las cosas.
                     No lleva provisiones.

                     Cuando pasan los días
                     y al final de la tarde piensa en lo sucedido,
                     tan sólo le conmueve
                     ese acierto imprevisto
                     del que pudo vivir la propia vida
                     en el seguro azar de su conciencia,
                     así, naturalmente, sin deudas ni banderas.

                     Una vez dijo amor.
                     Se poblaron sus labios de ceniza.

                     Dijo también mañana
                     con los ojos negados al presente
                     y sólo tuvo sombras que apretar en la mano,
                     fantasmas como saldo,
                     un camino de nubes.

                     Soledad, libertad,
                     dos palabras que suelen apoyarse
                     en los hombros heridos del viajero.

                     De todo se hace cargo, de nada se convence.
                     Sus huellas tienen hoy la quemadura
                     de los sueños vacíos.

                     No quiere renunciar. Para seguir camino
                     acepta que la vida se refugie
                     en una habitación que no es la suya.
                     La luz se queda siempre detrás de una ventana.
                     Al otro lado de la puerta
                     suele escuchar los pasos de la noche.

                     Sabe que le resulta necesario
                     aprender a vivir en otra edad,
                     en otro amor,
                     en otro tiempo.

                     Tiempo de habitaciones separadas. Mezquita al anochecer - Nubes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>