La Córdoba auténtica La ciudad que hay más allá del circuito turístico

Desde siempre he mantenido la tesis de que Córdoba es una gran ciudad patrimonial bañada en una capa de turismo estacional -cada vez menos estacionalizado-. Esta aleación de turismo cultural que se ha conformado en Córdoba dista en mucho de esa Córdoba auténtica que se desconoce.

Mezquita moderna

Mezquita moderna

Analizando redes sociales, blogs de viajes, de patrimonio y algún que otro medio de información he sido testigo de la imagen turística que se proyecta y proyectamos de la ciudad. Una imagen reducida a una especie de circuito turístico en el que se suceden distintas atracciones cuya representatividad nadie discute ya en su visita a la ciudad.

La perdurabilidad y la proyección que ha alcanzado este circuito conlleva que en muchas ocasiones tomemos por auténtico elementos que realmente han sido ideados para conformar esa imagen turística. Confundimos con ello no solo al turista sino también nuestra propia identidad.

Como digo, la imagen que proyectamos es inexacta e irreal. Presentamos una Córdoba de historia y arte sesgados, hablamos de la brillante capital Omeya y el tiempo parece después diluirse como si no hubiera existido. Romanos, musulmanes y hebreos conforman nuestro rutinario turístico al que acompañamos con los patios y las leyendas de siempre.

Casa Andalusi - Cordoba- Palacio - Trabajo Cordoba Incoming -  Reportaje

¿Qué tiene esto de auténtico? ¿Quién traza la delgada línea entre la verdad y la mentira?. Los interpretes muestran el significado, el valor y la realidad de nuestra ciudad cada día. Sin embargo permanecen atrapados en el circuito que la ley de la oferta y la demanda ha generado.

Mezquita de Cordoba

Mezquita de Cordoba

Lo Auténtico de nuestra ciudad trasciende los muros del Museo de Bellas Artes y cualquier itinerario conocido, para mostrar la Córdoba que se conformo tras la reconquista, se consolidó durante el renacimiento y el barroco para darnos personajes ilustres durante el siglo XIX y XX. Una ciudad que no sólo está viva sino que es vivida cada día.

La dimensión patrimonial alcanza cualquier acepción de autentico que podamos encontrar en el diccionario, y una buena parte, sin duda, de nuestra propia identidad. Aquí se concentra todo ese patrimonio de nuestra edad media cristiana y musulmana, que ha visto transformar poco a poco su imagen hasta desvincularla de su importancia.

Tenemos una ciudad autentica que no precisa de ningún baño, solo necesita de difusión y conocimiento por parte de todos. Sólo necesita volver a ser parte de nuestra realidad, de nuestra identidad.

Pilar de Gabriel

Interpretando.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>